Clínica dental Madrid | Calle de Carranza, 8

Clínica de Endodoncia en Madrid

¿Qué es la endodoncia y para qué sirve?

Consiste en la extracción de la pulpa lesionada de un diente y el posterior sellado del conducto. Es habitual que se realice por la existencia de una caries profunda que no ha sido tratada a tiempo.

¿Para quién se recomienda?

  • Se puede necesitar por multiples causas: fractura del diente y exposición de la pulpa dental, traumatismo que cause inflamación irreversible, infección (caries)…
  • La endodoncia es la última oportunidad de conservar el diente en la boca.

¿Cómo se realiza la endodoncia?

La técnica es muy precisa y segura. Se anestesia la zona en la que se va a actuar y se realiza un agujero en la corona del diente para acceder a la pulpa y extraerla. Finalmente, se sellan el conducto y la corona, quedando el diente totalmente insensibilizado y aislado.

Posteriormente, y dependiendo del estado del diente endodonciado, puede ser necesario sellar el mismo con una corona.

¿Duele?

La molestia es normal después de la endodoncia, deberá ser leve y pasajera, si se mantiene, deberá tomar el analgésico que se le indica en la receta adjunta de su doctor, hasta que la molestia desaparezca. Si padece patologías gástricas, como la gastritis y/o úlcera, recomendamos usar un protector gástrico asociado al tratamiento analgésico.

Riesgos de una endodoncia

  • En ocasiones se pueden producir cambios de color al cabo de un cierto tiempo o fracturas del diente aunque se haya restaurado o lleve una corona protésica.
  • Es posible, aunque poco probable, la fractura accidental de algún instrumento en el interior del conducto que a veces no se puede retirar, dificultando el correcto tratamiento.
  • Al tratar un diente que lleva una corona de porcelana, puede ocurrir que se fracture este material al tener que perforarlo para llegar a tratar los conductos de las raíces.
  • En alguna ocasión puede ocurrir una leve alteración en la sensibilidad de la cara y la boca (hormigueo, adormecimiento) que generalmente desaparece en un corto plazo de tiempo.
  • En raras ocasiones, por dificultades insalvables, (curvaturas excesivas, calcificaciones, reabsorciones) es imposible realizar una correcta Endodoncia.

Sin embargo, hoy día, con las técnicas actuales se pueden tratar con éxito la inmensa mayoría de los casos.

Distintas Técnicas

La evolución de la endodoncia ha pasado de las técnicas convencionales a la instrumentación, limpieza y conformación mecánica con instrumentar rotatorio e incluso visualización con lupa y microscopio.

Consejos Clínica

  • Debe procurar no masticar alimentos demasiado consistentes, hasta que sea restaurado definitivamente, ya que corre el riego de fracturarse.
  • En caso de molestia o inflamación aguda, deberá acudir a nuestra consulta en La clínica Croquer para que le podamos ayudar.

Tipos de Endoncia

$

Endodoncia unirradicular:

Cuando en la endodoncia se observa que afecta una pieza la cual tiene una sola raíz y un solo conducto pulpar.

$

Endodoncia birradicular:

Cuando se observa que afecta una pieza con dos raíces y dos conductos pulpares.

$

Endodoncia polirradicular:

Cuando se observa que afecta una pieza que tiene más de dos raíces y varios conductos pulpares.

$

Retratamiento o reendodoncia.

Proceso completo del tratamiento

Lo que vamos a mostrar es la técnica de una endodoncia convencional. Hay otras técnicas que difieren en algunos detalles y materiales, pero consiguen los mismos objetivos.

La endodoncia consta, básicamente, de dos etapas:

A.- Preparación del conducto radicular.
B.- Obturación del conducto radicular.

1.- Apertura de la cámara pulpar.
Siempre bajo anestesia local para evitar cualquier tipo de dolor al paciente se realiza un orificio en el diente hasta llegar a la cámara pulpar; asimismo se elimina toda la caries que exista en el diente.

2.- Instrumentación de los conductos.
Para ello utilizamos una serie de pequeños instrumentos muy delicados y flexibles llamados limas.
Cada lima de endodoncia es de un calibre ligeramente mayor al anterior. Los conductos se limpian de forma cuidadosa con estos instrumentos, eliminándose los restos de pulpa muerta y las bacterias.

  • Se utiliza una lima para limpiar y modelar los conductos
  • Para ayudar a la limpieza mecánica con las limas se utilizan irrigantes líquidos antibacterianos muy potentes que completan el proceso con la limpieza química.
  • Asimismo disponemos de geles quelantes que nos ayudan también a deslizar las limas por las paredes de los conductos.
  • A continuación se modela cada conducto de manera que pueda ser obturado con el material correspondiente.
  • Se preparan los conductos para alojar el material de obturación

Las radiografías en endodoncia son una ayuda esencial para tener la certeza de que los instrumentos llegan exactamente a la punta de la raíz y no la sobrepasan.

Radiografía que muestra cómo la lima
aún no ha llegado a la punta de la raíz
Cuatro limas se introducen en
los cuatro conductos de este molar inferior

La preparación de los conductos puede suponer varias visitas, especialmente en los casos de conductos curvados o estrechos, que suponen mayor dificultad.

Después de la instrumentación se obturan todos los conductos. Esto es muy importante porque si no se hiciera así, los fluidos de los tejidos circundantes podrían rellenar áreas no obturadas del conducto favoreciendo la formación de productos tóxicos. Estos productos tóxicos pueden salir de la raíz provocando más inflamación a nivel del hueso.

El material de obturación más frecuentemente utilizado es la gutapercha, una sustancia elástica y gomosa derivada del caucho. La gutapercha se produce en forma de unos conos largos y finos que se van estrechando progresivamente y que se llaman puntas de gutapercha.

1.- La primera punta de gutapercha se introduce en el conducto instrumentado. Tiene exactamente el mismo calibre que la última lima que hemos utilizado para preparar la parte final del conducto.

Última lima utilizada y punta
de gutapercha del mismo calibre.

2.- Se moja esta punta con un cemento líquido especial y se inserta firmemente para que alcance la punta de la raíz. Después se compacta esta punta de gutapercha de manera que selle completamente la parte final del conducto para que ningún fluido pueda filtrase al interior del conducto.

3.- A partir de aquí se van compactando puntas de gutapercha en cada conducto rellenándolo hasta alcanzar la cámara pulpar.

  • Para terminar se rellena el diente con un cemento provisional protector.
  • En la siguiente visita se retira el cemento temporal y se reconstruye el diente con un material de obturación definitivo.
  • Al final del tratamiento, se puede observar cómo la gutapercha obtura herméticamente el conducto radicular del diente tratado.

Solicítanos una valoración de tu caso, sin compromiso.

Contacta ahora