Clínica dental Madrid | Calle de Carranza, 8

férulas de descarga

Férulas de descarga para tratar el bruxismo

El bruxismo es una patología muy común, caracterizada por el acto de rechinar los dientes, ya sea durante el día o, muy especialmente, mientras se duerme. Esto sucede cuando de manera inconsciente se aprietan los dientes superiores contra los inferiores moviéndose de atrás hacia adelante. Esto puede causar, principalmente, dolor mandibular, aunque también dolor de cabeza, tensión, sensibilidad dental, ansiedad o incluso insomnio. Para poder disminuir estos síntomas, se utilizan las férulas de descarga.

En qué consisten las férulas de descarga

Las férulas de descarga constituyen el método más frecuente y efectivo para tratar este tipo de problema. Se trata de unos dispositivos fabricados habitualmente de materiales plásticos, hechos a medida para cada paciente. Estos dispositivos se colocan en la parte superior o inferior de los dientes para evitar que entren en contacto entre sí y que se produzca desgaste dental debido a la fricción generada. Además, también permite la relajación de los músculos.

Al principio, la férula puede causar cierta incomodidad hasta que nos acostumbremos. Por ello, recomendamos comenzar a utilizarlas de manera gradual, tan solo unas pocas horas al día. Pasados los primeros días, te adaptarás a ella sin que te suponga ninguna molestia.

Normalmente, el bruxismo se suele padecer de noche. Aunque no se conoce la causa, está relacionada con alguna disfunción del sueño. Por este motivola mayoría de nuestros pacientes usan la férula mientras duermen. Sin embargo, también hay casos de bruxismo diurno, relacionados con problemas de estrés que se manifiestan más habitualmente apretando los dientes en vez de rechinándolos. La utilización de la férula durante el día no está contraindicada, por lo que, si padeces ciertos momentos de ansiedad o molestias durante el día, puedes usarla.

Mantenimiento de la férula

Después de cada uso, es importante cepillar la férula para mantenerla limpia. Además, una vez a la semana recomendamos sumergirla en un vaso de agua, durante un par de horas, con una pastilla efervescente para prótesis dentales.

Siempre recomendamos que cada vez que tengas una visita con el dentista la lleves. De esta forma, se podrá realizar una revisión del estado del aparato y ajustarlo o repararlo en caso de ser necesario.

 

En nuestra clínica podremos enseñarte cómo usarla correctamente y mantenerla en perfecto estado. ¡Consúltanos!